top of page

Por qué doy el diezmo

Actualizado: 27 oct



Сайн байна уу¡ Palm árboles ! Que el SEÑOR aumente sus favores para ti y tus hijos. Que la integridad te abra puertas y te convierta en una persona influyente.



Hace unos días, una amiga me dijo que estaba considerando dejar de diezmar. Según ella, su iglesia estaba lo suficientemente bien y no la necesitaba. Además, su banquero le aconsejó que invirtiera el diezmo en pequeñas inversiones bursátiles o que lo ahorrara, para aumentar su capacidad de endeudamiento y obtener rápidamente una hipoteca. “Podrías hacerte rico muy rápidamente”, le dijo. Al igual que yo, ella trabaja en finanzas, le interesan las inversiones empresariales, inmobiliarias y bursátiles. No hace falta decir que el banquero estaba sinceramente seguro de darle un buen consejo.


Cuando ella preguntó lo que pensé al respecto, tuve la impresión de que indirectamente me pedía que eligiera entre la fe y la razón. Pregunta para mí, sin verdadero interés, cuando elegimos la Verdad (JESÚS) y su amor. Si mi fe se basa en la Verdad (Rhema) y mi razón se ajusta a la Verdad (Logos), no tengo que elegir entre las dos.


Sin juzgar, ni tratar de convencer a los que consumen sus diezmos, a continuación explicaré por qué doy mis diezmos. Libre es cada uno de hacer según la revelación (de las escrituras) y la convicción que ha recibido del SEÑOR; Quien sabemos, educó y se dejó encontrar por aquellos que lo buscan. Ciertamente, el diezmo no es la única manera por la cual DIOS nos bendice y preserva nuestras finanzas, pero en cuanto a la ofrenda de primicias, dar es para mí, un acto de amor, de gratitud, de reverencia, de fe, y sobre todo un acto de adoración.


" Melquisedec, rey de Salem (la antigua Jerusalén), sacó pan y vino [para ellos]; era el sacerdote de DIOS Altísimo. Y Melquisedec bendijo a Abram y dijo: "Bendito (gozoso, favorecido) sea Abram por Dios Altísimo, Creador y Poseedor del cielo y de la tierra; Y bendito, alabado y glorificado sea DIOS Altísimo, Quién ha dado a tus enemigos en tu mano". Y Abram le dio la décima parte de todo [el tesoro que había tomado en la batalla].

Génesis 14: 18 - 20 (Biblia Amplificada, AMP)




El diezmo se menciona por primera vez en la Biblia cuando Abraham conoce al rey y sacerdote Melquisedec. ¿Fue él la primera persona que diezmó sus ingresos? No lo creo, pero no podemos afirmarlo. Sin embargo, si le agradó al SEÑOR que el encuentro de Abraham y Melquisedec fuera escrito, ciertamente es para nuestra edificación.

Note primero, que Abraham de buen grado dio su diezmo al sacerdote Melquisedec. Fue una ofrenda voluntaria. Abraham dio, como lo resolvió en su corazón, sin dolor ni compulsión. Como nos dice el apóstol Pablo, inspirado por el ESPÍRITU SANTO “DIOS ama con alegría al que da”. (2 Corintios 9:7).


La segunda persona mencionada en la Biblia que dio su diezmo es Jacob (más tarde llamado Israel) nieto de Abraham, padre de Leví. Hizo un voto diciendo: "Si DIOS estuviere conmigo y me guardare en este camino que voy, y me diere pan que comer y vestido que vestir, para que vuelva en paz a la casa de mi padre, entonces Jehová será mi DIOS; y esta piedra que he puesto por columna será la casa de DIOS; y de todo lo que me dieres, te daré el diezmo" (Génesis 28: 20-22).


Como Abraham, Jacob dio de buena gana, sin coerción ni tristeza. Hicieron esto antes de que DIOS le diera una ley en el sacerdocio levítico a Moisés (Levítico 27:30; Levítico 27:32; Deuteronomio 14: 22-28; Número 18:26; Número 18:24; Nehemías 10:38). Recuerda que Moisés es descendiente de la tribu de Leví (Éxodo 2:1). La ley (Levítico) no instituyó el diezmo, la ley lo ha convertido en una obligación para el pueblo judío. Un pueblo que había vivido en la esclavitud durante generaciones en Egipto. Abraham, el padre de la fe, dio su diezmo más de 400 años antes de que se estableciera el sacerdocio levítico. Es la ley, precisamente el sacerdocio levítico y no la fe, la que fue abolida por JESUCRISTO en beneficio de la gracia.


Así como con la ofrenda de las primicias, los que dan sus diezmos no pueden ser acusados de someterse a la ley. La ley, precisamente el sacerdocio levítico, fue abolida por JESUCRISTO. Asimismo, como estamos bajo la dispensación de la gracia, no podemos obligar a una persona a diezmar, ni maldecirla por no hacerlo, y mucho menos juzgarla. Al dar su diezmo, Abraham y Jacob reconocieron que el SEÑOR estaba con ellos, y a través de Él, fueron bendecidos. Diezmar era para ellos un acto de gratitud y reverencia.


Soy consciente de que DIOS se ha comprometido a bendecir a aquellos que fielmente traen sus diezmos y ofrendas (Malaquías 3: 10-12). Pero doy primero porque reconozco que he recibido de Él, no para recibir. Dar mi diezmo es un acto de gratitud. Al elegir libremente dar mi diezmo, proclamo y reconozco que la primera parte de mis ingresos va a DIOS, a quien debo todo lo que tengo, todo lo que soy y todo lo que seré. Dar mi diezmo es también un acto de reverencia. Ya que no espero recibir para dar, no espero ser millonario, no espero que todas mis peticiones de oración sean contestadas, así que dar mi diezmo es también un acto de fe. DIOS aprobó mi diezmo si, lo doy como lo resolví en mi corazón, con alegría, sin tristeza, ni arrepentimiento, ni constricción, de acuerdo con la recomendación del ESPÍRITU SANTO a través del apóstol Pablo en 2 Corintios 9: 7, cualquiera que sea mi situación presente o futura, cualquiera que sea el valor estimado de mi diezmo. Estas razones son suficientes para dar mi diezmo.


Muchas personas piensan que ya no tiene sentido diezmar. Una de las razones es, que confunden la ley Levítica del diezmo con la base del diezmo. De nuevo, la ley (Levítico) no instituyó el diezmo, la ley lo ha convertido en una obligación para el pueblo judío. La educación, incluso la escolarización de los niños es obligatoria en casi todos los países del mundo. Sin embargo, en muchos de ellos, el Estado no ha abierto la primera escuela. En Camerún, por ejemplo, la primera escuela la abrió la iglesia, precisamente un pastor jamaicano. Al hacer obligatoria la educación (obligación), el Estado ha popularizado, en cierto modo, la educación, para permitir que todos los niños, al menos el mayor número de personas, se beneficien de ella.



Hebreos 7: 6 -10 (KJ) " 6 Pero aquel cuya descendencia no se cuenta de ellos recibió los diezmos de Abraham y bendijo al que tenía las promesas. 7 Y sin toda contradicción, lo menos es bendito de lo mejor. [...] 9 Y si puedo decirlo, también Leví, que recibe diezmos, pagó diezmos en Abraham. 10 Porque él todavía estaba en los lomos de su padre cuando Melquisedec le salió al encuentro.

Según la epístola a los Hebreos, debido a que Leví es descendiente de Abraham, se considera que también entregó a través de Abraham el diezmo al sacerdote Melquisedec. Melquisedec es el que bendijo a Abraham (Génesis 14:19). Así, el sacerdote Melquisedec, representante del orden de Melquisedec, es superior a Abraham, el padre de la fe que también es profeta (Génesis 20:7), él mismo superior a Leví, su nieto, padre de la tribu de Leví, de el cual vino Moisés, el juez y profeta, por medio del cual Dios estableció el sacerdocio levítico al dar la ley. Abraham diezmó más de 400 años antes de que se estableciera el sacerdocio levítico. Una vez más, insisto, La ley (Levítico) no instituyó el diezmo, la ley lo ha convertido en una obligación para el pueblo judío.


Hebreos 5: 5-6 (KJ) " Así también Cristo no se glorificó a sí mismo para ser hecho sumo sacerdote, sino el que le dijo: Tú eres mi Hijo, hoy te he engendrado. Como también dice en otro lugar: Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec".

Siendo el tema de este artículo el diezmo y no el sacerdote Melquisedec, no me detendré en la persona del sacerdote Melquisedec. El ESPÍRITU SANTO, por medio del apóstol Pablo, nos dice que JESÚS, CRISTO, es sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec. Esto significa que el orden de Melquisedec continúa existiendo a través de JESÚS. Entonces podemos decir que JESÚS recibió el diezmo de Abraham. En otras palabras, JESÚS aunque abolió el sacerdocio levítico, de ninguna manera abolió el orden de Melquisedec.


Es fácil dar tu diezmo cuando entiendes el principio de la ofrenda de los primeros frutos. El Maestro y Pastor Mensa Otabil solía decir "El diezmo es la base, el comienzo de nuestro dar en el nuevo pacto". El diezmo es un acto de gratitud, reverencia y fe. Es uno entre otros. Un acto no podría resumir en sí mismo mi gratitud, mi reverencia, mi fe, mi adoración. Dar mi diezmo no significa que soy mejor que tú. Significa que soy consciente de la importancia que DIOS le da y de la recompensa que será mía.


Está escrito en el tercer capítulo del libro de los Proverbios: "Honra a Yahveh con tus bienes y con las primicias de todos tus frutos: Así se llenarán de abundancia tus graneros, y tus lagares rebosarán de mosto.

(Proverbios 3: 9 - 10)


Esta promesa no está reservada para los que viven bajo el antiguo pacto. Es para todos los creyentes. El libro de los Proverbios no es un libro de la ley. No es uno de los libros que constituyen la Torá o el Pentateuco.


Porque el SEÑOR siempre apreciará las ofrendas hechas con las disposiciones correctas (tu corazón), porque Él siempre bendecirá (de una manera u otra) al que da, y porque la orden de Melquisedec siempre existirá a través de JESÚS, te animo a dar tu diezmo. Porque estamos bajo la gracia y no bajo la ley, nunca te juzgaré si no lo haces.

** Сайн байна уу = buenos días en lengua mongola.


Para ir más lejos

- Tithes, Offerings & First Fruits: Timeless Principles for Christian Stewardship, by Dr Mensa Otabil

- Frequently Asked Questions About Tithes, Offerings & First Fruits, by Dr Mensa Otabil

- The Path to Wealth, by Thomas Samuel Linscott

- The Midas Touch: a balanced approach of biblical prosperity, by Kenneth E. Hagin

- El toque de Midas: un enfoque equilibrado de la prosperidad bíblica, por Kenneth E. Hagin

- On ne paye pas la dîme, Pasteur Mohammed Sanogo

- La Loi en Israël, www.universdelaBible.net

- La grâce ou rien!, Derek Prince


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page